María Robledo

Empecé a estudiar inglés con 65 años, no solo por el interés de aprender tan bonito idioma sino por razones personales (mi hija viviendo en el extranjero y casada con extranjero). Aprender un idioma a tal edad es muy complicado, pues la memoria y capacidad de aprendizaje es diferente a cuando se tiene más temprana edad. Por eso el libro de Mila fue esencial para poder conseguir mis objetivos. Es un libro completo, fácil de usar, escrito de una manera simple y lleno de ejemplos prácticos que permite un aprendizaje progresivo y motivador. Hoy en día sé que me queda un largo camino que recorrer para sentirme más segura en inglés, pero también sé que si sigo utilizando este método de aprendizaje podré conseguirlo. Gracias Mila por enseñarme el camino.

Compártelo